Túnel

32558947-64ba-4233-82a9-973caf6641b6
Fotografía: Gris por Nanda Gonzalez – Playa Miramar

 

Jamás debió haber sido el momento, la probabilidad mínima va sangrando esperanza mientras la certeza va burlándose de la oscuridad. Pudimos ser el antídoto, pero ya era tarde; me habías disparado sin piedad conciencia.

Era el momento, memoria, vida y muerte descrita a través del universo reflejado en tus pupilas. Tuve la suerte de conocer a tus pupilas puras; ahora van indiferentes en cada pestañear. Ya no te interesa la complicidad perpetua, estas llena de complicidad pasajera; sé que has vendido tu cuerpo a miserables.

¿En dónde está el orgullo aparente?
Se está burlando de su propia superficialidad mentira. El deseo de insípido vacío, dura poco; ensucia mucho. El carácter fuerte contradiciéndose. ¡Que lamentable!

Eras la mujer del túnel y yo era el pintor,  las balas estaban preparadas; ya era tarde.
El arma entre tus manos ha enfriado a la conciencia. Luego retumba el universo y viene la pausa desangrando el alma; el disparo por la espalda. El final fue distinto al libro, pero con la misma esencia.

Puse la espalda a propósito; sabía que me apuntabas indecisa. No me puse en frente, sabía que dudarías. Desee tanto que te retractes y te salves conmigo, pero no te diste cuenta; también necesitaba ayuda. Después llegará el momento de escribir elegías como condena.

Tardé mucho en aceptar que poco pudiste descifrar mis pinturas; la magia lenta de las siluetas sinceras desaparece ante las incertidumbres mentiras “la apariencia no es sincera“.  Aprendiste a engañar almas.

También engañaron a nuestras almas muchas veces. Ya no sabíamos en que creer; siempre pude entenderte.  El material se hizo fuerte a la compresión y muy débil a la torsión, ya poco importa saber distinguir. El sueño disparando a la realidad y viceversa; que contradictorio final. No encontraron otra salida a tiempo; quedaron atrapados en aquel túnel. Solo deseo tanto poder despertar de nuevo y encontrarte intacta, como cuando te conocí sin saber tu nombre.

Daniel Villarreal

 

 

“ …en todo caso había un solo túnel, oscuro y solitario: el mío….”
El túnel – Ernesto Sabato 1948

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s